03 julio 2019



DÍA MUNDIAL SIN BOLSAS DE PLÁSTICO


Existen paradigmas, pensamientos de antaño que a paso lento se están rompiendo, algunos homo sapiens siguen con la idea de que el planeta es tan grande y tan basto que no importa mucho tirar una sola bolsa o un solo popote de vez en cuando.

Hoy 3 de julio se celebra el día mundial sin bolsas de plástico donde diferentes organizaciones sin respaldo de la ONU se han decidido a realizar actividades encaminadas a romper el paradigma de los plásticos y en especial de las bolsas plásticas que contaminan hasta por 500 años.

Algunos datos:

- Según la ONU cada día se utilizan 500 mil millones de bolsas plásticas en el mundo.

- En México se utilizan 20 millones de bolsas de plástico día con día.

- Más de cien mil animales marinos y más un millón de aves mueren debido a los residuos

plásticos que están dispersos en el medio ambiente.

- Menos del 5 % de las bolsas son recicladas a nivel global.

- Más de 750 millones de toneladas de plásticos flotan en los océanos de todo el mundo.

El problema se ha medido y es real, en pocos años existirán más plásticos que peces en el mar, es necesario analizar la situación y tomar medidas tanto legislativas como en cambios de conciencia individual para reducir nuestro impacto negativo con el planeta del cual dependemos para seguir viviendo.

A pesar de la gravedad de la situación y el riego que implica el colapso de los ecosistemas marinos, aún existen detractores ante el problema que minimizan la situación, argumentando con cierta validez la ineficiencia en la recolección y disposición final de los residuos urbanos, pero la verdad es que lo ideal sería que no se produjeran tantos residuos tal como lo hacen algunos países aventajados donde la separación y manejo de residuos inicia en casa.

En nuestra pequeña gran ciudad se tienen que recolectar 400 toneladas de residuos diariamente, lo cual implica una coordinación y gasto para manejar y dar disposición final a lo que nosotros tiramos cada día.

La elaboración de composta casera, la reutilización y la disminución de residuos altamente contaminantes es tarea de todos, hoy es una oportunidad para repensar lo que podemos hacer a nivel personal para después poder proponer acciones grupales y legislativas donde la conciencia social pueda respaldar una ley que si no se acompaña por un respaldo de los ciudadanos será muy difícil de realizar.

La mitad de los delfines de los océanos ha ingerido al menos un plástico, tal vez ese es un plástico que por descuido o por tontería tu o yo tiramos hace años en la calle, un plástico que fue arrastrado por el viento o el agua y que llego al mar donde contaminará en el caso del plástico hasta por 500 años y en el caso del unicel hasta por mil quinientos años.

El tiempo es ahora en que cada quien podemos aportar un poco y disminuir nuestro consumo de plástico y sentirnos un poquito menos culpables del deterioro medioambiental que heredaremos a nuestros hijos.

Hasta aquí la vaina, cambio y fuera.

Sígueme en redes como Agustín Medellín.

Este artículo se ha leído 154 veces