27 julio 2021



CRECER O AVANZAR: ECONOMÍA MEXICANA CON CLAROSCUROS


Dr. Jorge A. Lera Mejía

Esta semana, distintos analistas e instituciones han estado mostrando un mayor optimismo respecto al crecimiento económico esperado en el Poducto Interno Bruto (PIB). Esto enmedio de una tercera ola de la pandemia y con señales alarmantes del disparado de la inflación.

Así desde finales de junio, se estimaba que las expectativas de crecimiento económico para 2021 mejoraban, calculando una tasa entre 4.76% al 5.16%. Incluso, este fin de semana, el Banco de México alzó su estimación hasta el 6%.

El consenso entre los bancos privados ahora ven el crecimiento de la economía en 6 por ciento, BBVA ubica su pronóstico en 6.3 por ciento; Citibanamex en 5.9%; el banco estadunidense JP Morgan en 6.8% y Santander en 5.3 por ciento.

Sin embargo, es importante considerar para fundamentar ese desempeño, las variables como la gobernanza y las condiciones económicas internas, de acuerdo a la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, que publicó el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con el consenso de analistas, para el año 2022 el PIB repuntará sólo a un ritmo del 2.65%, prácticamente igual que la perspectiva de un mes previo cuando fue de 2.66 por ciento.

En lo particular, destacan como principales factores: la incertidumbre política interna (23% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (16% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (11% de las respuestas); los problemas de inseguridad pública (11% de las respuestas); y otros problemas de falta de estado de derecho (9% de las respuestas).

FACTORES IMPORTANTES A TOMAR EN CUENTA:

Mi posición como analista económico, es que realmente lo que si estamos observando, es que vamos camino a endeudar más al país, con una pérdida paulatina de calificación crediticia 'riesgo país', así como ya se ha perdido la calificación de las dos empresas principales como Pemex y CFE, que cada día muestran menor vialidad económica y financiera.

Adicionalmente, la semana pasada trascendió que perdimos el proyecto más importante de explotación de reservas profundas petroleras en las reservas petroleras conocidas como Triángulo del Trion en aguas profundas del Golfo de México, con el anuncio de retiro de la sociedad con Pemex del consorcio australiano BHP.

Otro factor de preocupación, es que el Banxico perderá autonomía con la entrada de Arturo Herrera, que no registra experiencia en políticas monetarias, con lo que se anticipa que bajarán las reservas internacionales, como han amenazado pretensiones anteriores del gobierno de la 4T.

Por otro lado, ante la posesión del nuevo secretario de Hacienda Ramírez De La O, se anticipa que encontrará resistencias que no podrá incrementar la recaudación sin una verdadera reforma hacendaria, además ya no habrán suficientes fondos para los programas sociales de NiNis, adultos mayores y sembrando el futuro, dado que ya se acabaron los presupuestos de fondos y fideicomisos, seguirán arriba los precios de las gasolinas, disparándose la inflación arriba del 6% anual contra la meta del 3% del propio Banxico.

Desde que se canceló, en diciembre del 2018 la obra monumental del NAIM, los inversionistas nacionales y extranjeros han retirado más de 150 mil millones de pesos en inversiones. Los congresistas y el propio gobierno de EE.UU. están amenazando al acuerdo del T-MEC con aranceles y exigencias a México para respetar a los inversionistas extranjeros que piden cumplir con las exigencias laborales y medioambientales, además que CFE y Pemex no las están respetando.

En cuestiones de salud pública, con un rebrote del Covid-19, seguramente no podrá crecer el PIB arriba del 4%, por lo que con el estancamiento de 2019 y 2020, se tardarán más de dos años en la recuperación de la economía a los niveles de finales del 2018.

Después de la dramática caída de 18.7% del PIB en el segundo trimestre del año 2020, la economía de México se ha recuperado hasta ver una alza mínima del 0.8% en los primeros tres meses de 2021, según los datos de fines de junio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por último, después del efecto positivo colateral que registró la economía mexicana en el presente año por la demanda procedente de su socio comercial, Estados Unidos, las perspectivas hacia el 2022 y 2023 son menos optimistas, el Banco Mundial anticipa menor ritmo de crecimiento con tasas de 3 y 2 por ciento, respectivamente.

Se prevé que el crecimiento se suavice a 3 por ciento en 2022 como el impulso fiscal en el Estados Unidos se desvanece.

LAS REGIONES NORTE Y SUR:

Un impacto que muestra la desigualdad en la esperada recuperación de nuestra economía, se da observando que los estados del norte se recuperan más aceleradamente que los del sur. De acuerdo a lo que explican el 26 de junio economistas de la UNAM.

Lo anterior se cita de acuerdo a un análisis del Laboratorio de Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM, que muestra que el norte del país acapara el 28% de los puestos trabajo registrados por los patrones en el instituto de seguridad social en marzo. 

Esto incluye Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, con unos cinco millones 500 mil empleos.

La región sur, que incluye a Veracruz, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, mientras tanto, solo comprende el 12%, con un a penas dos millones 100 mil puestos.

CLAROSCUROS:

Al concluir esta columna, podemos sintetizar que, aún no se dispone de elementos óptimos suficientes para asegurar que nuestra economía volverá pronto a niveles regulares. Se tendrá que ver el propio comportamiento de la economía mundial y de nuestros principales socios comerciales. La pandemia aún no cesa sus amenazas. La inflación en México y en el mundo está a punto de desbordarse...

Este artículo se ha leído 74 veces