29 diciembre 2020



PILAR, LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.


De haber elegido quedarse en la diputación, habría representado para PILAR GÓMEZ LEAL, un retroceso en su vida política, aunque el hecho de formar parte de la 64 Legislatura de Tamaulipas, ya significaba un éxito político para ella, porque ganó una elección; la gente votó por ella.

Partiendo de esa lógica, ella no tendría problemas para destacar como diputada, porque además, conoce bien el tema legislativo, y pertenecía a una bancada hegemónica que respalda e interpreta bien el rumbo que el gobernador quiere para Tamaulipas.

Sin embargo escogió un escenario más complejo, donde ahora ella deberá tomar las decisiones para reconstruir un municipio en decadencia en todos los sentidos y ofrecer resultados; ese será su mayor reto: ofrecer resultados a los victorenses. 

No obstante, elegir por el desastre, tiene sus ventajas, porque pone a prueba tus capacidades, y tu creatividad, de manera que aún en medio de esa adversidad, Pilar puede hallar el camino para salir no sólo bien librada, sino, lista para enfrentar nuevos desafíos.

Y eso es precisamente lo que está haciendo.

Está utilizando todos los recursos que tiene a la mano, para alejarse de la mala imagen que tenía su predecesor y establecer acuerdos que le permitan avanzar en un cabildo difícil por la propia naturaleza de la política.

El carácter conciliador de Pilar se dejó ver en las mesas de discusión para aprobar el presupuesto de ingresos para el 2021, y estuvo de acuerdo en incorporar las propuestas del Partido Movimiento Ciudadano, a fin de construir un ambiente fértil que le permita gobernar de acuerdo al plan que diseñó para sacar a Victoria del atolladero.

Ha restablecido relaciones con la iniciativa privada, porque entiende bien el dinamismo de la economía capitalina, que requiere del impulso del gobierno municipal, para poner nuevamente en marcha, acciones que les devuelvan la confianza a los hombres del capital.

Desapareció direcciones municipales innecesarias, redujo el gasto de festejos e implementó un plan de austeridad, que le ayuden a operar mejor el presupuesto en beneficio de los habitantes.

En lo general, se percibe un acercamiento con la gente, un cambio de imagen del gobierno de Victoria, escuchando a la ciudadanía, y tomando decisiones que le permitan recuperar la confianza de los capitalinos, creo que se nota el liderazgo que la gente estaba esperando.


Este artículo se ha leído 264 veces