16 febrero 2021



PROHIBIDO VER LOS PLEITOS DE LOS DIPUTADOS


La industria legislativa de Tamaulipas decidió prohibir la entrada al recinto, motivada por un extraño deseo, de ser sólo ellos, los que puedan ver cómo se pelean los diputados, despojados de todo recato y finura, para enseñar su lado más grosero y vulgar.

– ¿Su boleto?... 

– ¿He?...

– Lo siento no puede pasar.

– ¿Por qué?... 

– Porque no trae su boleto

– No sabía que ahora pedían boleto para entrar

– ¿Usted no es de por aquí, verdad?

– Bueno, en realidad, vivo en...

– No importa, si no trae boleto no puede pasar.

– ¿Dónde está la taquilla?

– ¿La que, perdón?

– La taquilla, para comprar mi boleto.

– Ah, en el área de Comunicación Soc... digo, no..., no hay.

– ¿Se acabaron?

– Si, con permiso.

– Oiga, ¡espere!

– Dígame.

– ¿Cómo le hago para entrar?

– Lo siento, como le repito, están agotadas las entradas.

– Pero, ¿quién ordenó esto?

– El máximo jerarca 

– ¿El gobernador? 

– No

– ¿Hay otro máximo jerarca?

– Si...digo, este... no tengo por qué darle más detalles

– Si, entiendo. Recuerdo cuando este lugar era libre. Aquí vi los pleitos más vulgares. En una ocasión un diputado; el diputado de MORENA, Rigoberto Ramos Ordóñez se le rajó a la diputada del PRI, Yahleel Abdala Carmona. Fue muy vergonzoso ver al asambleísta que no podía con todas las miradas de los que estábamos ahí, pobrecillo, ya no se pudo quitar el apodo del diputado rajón. Y recuerdo también, en otra ocasión, al diputado del PAN Javier Alberto Garza Faz, quién después de haber ofendido a la diputada de MORENA, Leticia Sánchez Guillermo, se fue a refugiar a su curul, cuando toda la bancada de MORENA se le fue encima y nadie de los diputados del PAN hizo algo para defenderlo. O cuando el diputado del PAN, Gerardo Peña Flores, les faltó el respeto a la investidura de sus compañeras, cuando les dijo "¡a tí, Leticia!" y luego, "¡a tí, Edna!", como si él fuera su Papá o algo por el estilo. Eso le costó al diputado Peña, que le dieran una bofetada con guante blanco, porque lo dejaron hablando solo; todos los diputados de MORENA se salieron del recinto tras los aplausos de la concurrencia que estaba en gayola.

– Pues eso ¡se acabó!

– ¿Cómo?... ¿ya no se pelean?

– Si, todavía...digo, este...ya no puedo seguir más con usted

– Si, lo entiendo

– Una última pregunta

– ¿Si?

– ¿Podré algún día volver a entrar al recinto?

– Le repito que no

– Es que no puedo creer que deba tener boleto para ingresar

– Bueno, en realidad fue la pandemia

– ¿Quee?

– No, nada

– Quiere decir que ¿ese fue el pretexto para no permitirnos la entrada?

– Ya me tengo que ir, con permiso

– Oiga, tengo entendido que ya comenzaron a vacunar

– Pues algo se le tiene que ocurrir al máximo jerarca para no dejarlos entrar, además, él ya es casi es harina de otro costal, digo, en caso de que gane porque será candidato a la diputación federal

– Si, lo se

– Y otra cosa, el viejito ese, no creo que tenga suficientes vacunas para todos, así es que ese puede ser otro obstáculo para que ingresen, ¡ya se! voy a sugerirles que les exijan ¡la constancia de vacunación! 

Este artículo se ha leído 148 veces